Pesca a Vista (Sight Fishing)


Por mi parte, ya sea con moscas secas, con ninfas o incluso streamers, la pesca a vista es la que siempre me ha parecido la más emocionante y espectacular. La definición es bastante simple: primero ubicar una trucha visualmente, luego lanzarle una mosca dentro de su campo visual / línea de alimentación, y ver cómo la trucha – a veces con desesperante calma – se acerca a la mosca y ¡la toma! Es este proceso completo el que cautiva a quien es testigo.

Este tipo de pesca es la más famosa y recurrida en los ríos de Nueva Zelandia, donde hay enormes truchas marrones en aguas totalmente cristalinas y a veces muy bajas.

¿Cómo se logra? Me encantaría partir diciendo “muy simple”, pero rara vez lo es. Primero, hay que lograr ubicar una trucha visualmente. Las técnicas para esto son diversas y parto por indicar que rara vez logramos ver la trucha con toda claridad. A veces hay que estar atento a pequeños movimientos de sombras. En ocasiones, la misma sombra en el fondo es la que delata la presencia de una trucha a media profundidad, perfectamente camuflada por el diseño y color de su lomo. A veces, en la corriente, se logra distinguir un punto blanco que aparece y desaparece: es la boca de la trucha abriéndose para comer una ninfa o emergente. La gran mayoría de las veces lograremos ver una parte de la trucha: una aleta, la cola, sólo la cabeza. Toma tiempo acostumbrarse, pero cada vez que se encuentren en un río de aguas cristalinas, que saben que tiene truchas, hagan el ejercicio y con el tiempo se darán cuenta que las truchas están más a la vista de lo que uno cree. El siguiente es un ejemplo ideal, pero tomen en cuenta de que usé un polarizador para esta foto. Por ende, el tener anteojos polarizados los ayudará enormemente en la búsqueda de truchas.

Trucha nadando sobre una cama de algas

Trucha nadando sobre una cama de algas. Nótese que aleta dorsal y la punta de la cola están apenas fuera del agua.

Ok. Ya ubicaron la trucha: entonces tienen el 10% del trabajo hecho, pero seguramente 90% de la emoción. La segunda parte es determinar qué tipo de mosca es la más adecuada. En estos casos es posible que la trucha no esté alimentándose consistentemente en la superficie. Seguramente estará a media profundidad engullendo ninfas y emergentes. Una alternativa es buscar algún tipo de imitación (o un patrón de tipo attractor, que nos dé confianza). En los últimos años he visto como las grandes moscas secas atractoras, como la Chernobyl Ant o la Fat Albert (“chalas” en general), logran un efecto muy potente. Pero junto con la elección del patrón, asegurar que los nudos y el líder están en buenas condiciones.

Viene el lanzamiento. Aquí les recomiendo mucha paciencia y calma. En estas ocasiones es posible que sólo tengamos una posibilidad de tentar a la trucha, y si el lanzamiento es malo o la mosca cae fuerte, perdamos esa posibilidad. Hay que acomodarnos en una posición en que podamos hacer un lanzamiento controlado, rápido y con pocos lanzamientos en falso. Piensa que estás en el examen final de tu curso de lanzamiento y te dicen “tienes una oportunidad para sacarte la buena nota, cualquier falla y repruebas”. En este caso la trucha es tu examinador. Ni lo dudes.

En fin. El lanzamiento. Si estamos en un lago, hay que entender la línea de alimentación que la trucha está siguiendo. Hay varios detalles de esto en “Aguas Silenciosas: Pescando Visualmente“. Si estamos en un río con corriente, la mosca debe caer unos dos o tres metros delante de la trucha. Toma en cuenta la diferencia del ángulo de visión que se describe en ese mismo artículo de Aguas Silenciosas. No importa demasiado si caes medio metro a la derecha o a la izquierda. Si el patrón es el correcto, la trucha lo tomará igual. Cabe sugerir que cuentes con un vigía, que se posicione en un lugar con mejor vista de la trucha y que te guíe más o menos al lugar al cual apuntar. Te podrá dar direcciones como “mira la rama que se asoma a la derecha, lánzale 1 metro más arriba y más cerca del medio de la corriente”. De donde estarás lanzando, seguramente no tendrás tan buena visión como alguien que se ubica en más altura y mejor ángulo.

Finalmente, si todo sale bien y calzamos ese primero – y muchas veces único – lanzamiento, la trucha caerá. Hay que dejar que se acerque y se trague la mosca. Aquí viene la ocasión clásica en que se pierden las truchas en este tipo de pesca: “sacarle la mosca del hocico”. Lo que ocurre es que el nerviosismo de la anticipación muchas veces nos juega una mala pasada y nos adelantamos. Incluso, si se trata de una mosca seca, hay que darle tiempo a que abra la boca, trague la mosca, cierre la boca y se de vuelta. Ahí clava. Sé que leyéndolo suena trivial, pero ese par de segundos parecen eternos cuando tienes una marrón de 4 kilos tomando tu chala. En Nueva Zelandia, los creativos guías inventaron que cuando la trucha suba a tomar tu mosca, tienes que decir “God save the Queen!” antes de clavar. Personalmente no me veo diciendo esa frase en medio de un río Patagónico, pero en ocasiones me sirve simplemente contar: “1 .. 2 .. 3”.

Ya, lo lograste. Capturaste tu trucha viendo el proceso completo. Si ya has vivido esta experiencia, sabes de qué hablo, pero si no, te aseguro que no se te olvidará jamás.

Aquí, una foto del éxito.

Una trucha marrón engañada con una creativa "Fat Albert"

Una trucha marrón engañada con una creativa "Fat Albert"

Suerte y éxito.

Rodrigo Sandoval
Staff RiosySenderos.com

Anuncios

3 Responses to “Pesca a Vista (Sight Fishing)”


  1. 1 Mauricio Herrera Harros 1 agosto 2009 en 12:42

    Completamente de acuerdo Rodrigo. Pesco por años con mosca…pero cuando descubres la pesca a vista y con floating line en la cual tienes que cazar la tucha… dificilmente quieres volver a practicar otro tipo de pesca.. es adictiva y si tienes éxito estas liquidado esta pesca te atrapa
    un abrazo
    Mauricio

  2. 2 Aldo Campusano 31 agosto 2009 en 23:12

    Buen articulo Rodrigo.
    Es por lo mismo que tu describes que es tan adictiva la pesca en agua salada en el caribe. El sight fishing llevado al extremo, si no ves peces , no lanzas. Y no hay nada mas adrenalinico que ver un tarpon de 50 lbs o un permit siguiendo tu mosca y abrir la boca para engullirla.
    Saludos
    Aldo

  3. 3 segundo 15 diciembre 2009 en 06:52

    para mi, la pesca a vista es la mas apasionante, en los rios de leòn.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: