Archivo para 12 octubre 2010

La importancia de los Anteojos Polarizados en la pesca

Como leí una vez por ahí, pescar en un río o lago sin anteojos polarizados es como buscar una moneda en la arena sin un detector de metales.

Hoy en día los anteojos polarizados (con filtro UV) han pasado a formar parte esencial de nuestro equipo de pesca;  veamos por qué.

Los anteojos polarizados  eliminan o disminuyen notablemente el brillo de la luz del sol reflejada sobre el agua, lo que nos permite:

–          “Ver bajo el agua” con más claridad y nitidez, lo que supone ubicar rápida y fácilmente los peces.

–          Vadear un río o lago con mayor seguridad, ya que, al “ver bajo el agua”, podemos detectar fácilmente sus diferentes obstáculos: piedras, partes hondas, palos, trocos, etc.

Además, con ellos:

–          Protegemos nuestros ojos ante los “malos casts” (golpes de anzuelos), ramas, mosquitos, etc.

–          Protegemos nuestros ojos de los dañinos rayos ultravioleta (UV) y ante la intensidad lumínica, que pueden ocasionarnos cansancio e irritación ocular, y en casos más graves, daños irreparables a nuestra visión.

En las tiendas especializadas encontraremos principalmente 2 tipos de anteojos polarizados, dependiendo del material del que estén fabricados sus lentes: de cristal y de policarbonato. Si bien el cristal es algo más pesado, resiste mucho mejor los golpes y ralladuras, además de entregar una visión más nítida. Por eso son más costosos que los de policarbonato. 

En cuanto al color de sus lentes, los más utilizados son los de color gris, café, cobre, ámbar y amarillo, todo ello de acuerdo a las condiciones de luz en que nos encontremos. Los colores más oscuros son recomendados para los días más luminosos, en cambio los colores más claros son los indicados para los días más nublados o de escaza luz.  Los hay también con lentes fotocromáticos que tienen la ventaja de oscurecerse dependiendo de la radiación ultravioleta presente. También es posible encontrarlos con lentes bifocales o graduados (ópticos). En todo caso, debemos tener presente que el efecto polarizador actúa mejor con días soleados y dependiendo del ángulo del sol en relación al pescador y al agua.

Asimismo, encontraremos numerosas marcas, modelos y estilos de anteojos polarizados; marcas que incluso se han especializado en la pesca, que es lo que más nos interesa. Lo importante, en todo caso, es elegir un buen par de anteojos que sean cómodos y agradables a la vista y que no distorsionen la visión. Aquí el gusto personal y el bolsillo serán los factores determinantes al momento de su elección.

Datos prácticos para el cuidado de sus anteojos:

–          Guárdelos en un estuche rígido (duro); así evitará roturas y ralladuras, alargando su  vida útil.

–          Límpielos con un paño de microfibras especial que existe para estos efectos, no sin antes haberlos humedecidos con un spray limpialentes (que venden en las ópticas). Nunca los limpie en seco ni utilizando la camisa o el pañuelo.

–          Utilice un cordón especial para mantenerlos colgados y asegurados al cuello, cordón que se conoce como “Eyewear Retainer”.

Sea cual sea el modelo de anteojos elegido, no deje de usarlos durante toda su jornada de pesca. Es más, este tipo de anteojos, dadas sus especiales características, es altamente recomendado para manejar automóviles y para utilizarlos en actividades al aire libre y  deportes outdoors tales como el velerismo, ciclismo, trekking, sky o golf.

 

Nos vemos,

Carlos Correa F.
RiosySenderos.com

La “Chernokill Ant”

En esta ocasión les mostramos la “Chernokill Ant”, otra exitosa variación de la reconocida “Chernobyl Ant”. Simple y fácil de atar, y por supuesto, fácil de pescar. Como su nombre lo dice, es una verdadera “asesina” a la hora de engañar truchas.

Dado que su cuerpo está confeccionado con Foam de 4 mm. (2 tiras de 2 mm. c/u pegadas), esta mosca flota como un corcho, característica que siempre busco en una seca impresionista como ésta. Su vistoso indicador de pique nos ayuda a no pederla de vista ni un segundo, incluso en aguas rápidas y movidas.

La he probado con excelentes resultados en las lagunas del Parque Nacional Puyehue, en el Río Maullín y el numerosos ríos de la zona de Coyhaique.

La receta para su atado es la siguiente:

Anzuelo: Orvis 2X Dry-Fly Hook, en Nº 6.

Hilo: Negro 6/0.

Cuerpo: 2 tiras de Fly Foam de 2 mm. color negro, pegadas una sobre otra con pegamento instantáneo (tipo cianoacrilato – la gotita). El pegado debe hacerse antes de comenzar a atar el foam al anzuelo.

Cabeza: Hilo rojo 6/0.

Patas: 2 pares de patas de elástico negro redondo por cada lado, atadas en “V”.

Ala: Un trozo de antron yarn blanco terminado en punta que hace las veces de indicador de pique.

Dato adicional en su atado: como la base del anzuelo sólo está cubierta con el hilo de atado (y no con chenille o dubbing, para que no absorba agua) preocúpense de atar firmemente el foam al anzuelo y cementarlo muy bien por debajo; de lo contrario, lo más probable es que el foam tienda a girar.

Aten este patrón en distintos tamaños y salgan a probarlo.

Nos vemos,

Carlos Correa F.
RiosySenderos.com