Posts Tagged 'Arroyo'

El Origen de las Truchas en Chile

En mis primeros años de dedicación a la pesca con mosca, me topé con un artículo que hablaba de las características físicas de las truchas, y por qué éstas las hacían el pez ideal para la pesca con mosca. De hecho, la declaración que encontré es algo así: “la trucha, el pez diseñado para la pesca con mosca”. Esta frase, desde cierto punto de vista, resulta un poco agrandada si pensamos que las truchas habitan los ríos y lagos desde antes que desarrollásemos la civilización como la conocemos ahora. Pero finalmente va a un punto que sigue siendo válido: son muchas las características – en especial en relación al comportamiento – de las truchas que hacen que la pesca con mosca sea una actividad muy armonizada con estas especies.

Por esta razón, desde tiempos inmemoriales, los seres humanos hemos buscado capturar a este grupo de peces, principalmente de agua dulce, si bien en un comienzo como alimento, hoy en día, por deporte.

El otro dato interesante es que ninguna de las especies de truchas que hoy tan bien conocemos y buscamos en nuestros ríos y lagos en Chile y Argentina, es originaria de ellos. Todos los ejemplares que hoy vemos son descendientes de siembras con diferentes propósitos que se hicieron hace más de un siglo.

El origen de las truchas chilenas

Las primeras truchas aparecen a fines del siglo XIX, específicamente en 1880, cuando en los alrededores de Lota, en la Región del Bío Bío, específicamente en el río Chivilingo, aparecen las primeras ovas de la llamada “trucha común”, tal como se la conocía en Europa y que hoy denominamos trucha “fario” o “marrón”. Esta aparición no fue casualidad y se debió a la motivación de los empresarios del carbón, quienes vieron en las aguas chilenas una oportunidad de replicar su afición por la pesca con mosca de truchas, que tanto disfrutaban en el Hemisferio Norte.

Fue recién en 1900 que el gobierno chileno toma la iniciativa con tres especies: la trucha Arcoiris, las trucha Fario, y el Salmón del Atlántico, resultando – entre otras instancias – de la piscicultura de Río Blanco, que funciona hasta el día de hoy con el mismo propósito.

Diversos proyectos, muchos de ellos con intereses industriales privados, se fueron sucediendo en las siguientes décadas, dando origen a las poblaciones de truchas que habitan prácticamente en todas las aguas interiores chilenas, inclusive desde los pequeños arroyos altiplánicos en la región de Arica y Parinacota, hasta los fiordos más recónditos del extremo austral Americano.

Las especies de truchas encontradas en Chile hoy en día

Trucha Arcoiris, introducida en Chile para la Pesca con Mosca

Trucha Arcoiris - Nombre científico: Oncorhynchus mykiss

Podemos concentrarnos en tres especies de truchas principalmente, dejando fuera las especies de salmones que también coexisten en gran parte de Chile. De estas tres, posiblemente las más reconocida es la Trucha Arcoiris, cuyo nombre científico Oncorhynchus mykiss, representa diferentes variaciones de la misma trucha, algunas que incluyen la capacidad de migrar hacia el mar y volver al río a desovar, al igual que sus parientes salmones. Es reconocible por su cuerpo mayormente plateado, adornado por una franja roja con diferente intensidad dependiendo del entorno y estado hormonal, así como unas pequeñas manchas blancas aumentando hacia el dorso que se presenta totalmente oscuro. Para muchos pescadores esta trucha se comporta diferente a otras, destacándose como una activa cazadora, prácticamente a todas horas del día, y también por su acrobática energía, saltando fuera del agua para liberarse del anzuelo.

Especie de trucha marrón o fario introducida en Chile para la pesca con mosca

Trucha Café, Fario, o Marrón - Nombre científico: Salmo trutta fario

La Trucha Café, Fario o Marrón – como se le llama en Argentina y también en Chile – se identifica en otra línea, con nombre científico Salmo trutta, y se distingue por su colorido que incluye un dorso oscuro y cuerpo de tonos café, con puntos grandes, algunos de ellos rojos, un en varios casos, una tonalidad amarilla intensa en el resto del cuerpo. Para los pescadores se la valora por su instinto acechador, a veces apareciendo de la nada entre troncos hundidos, para atacar con violencia una mosca bien presentada.

Especie de Trucha de Arroyo introducida en Chile para la pesca con mosca

Trucha de Arroyo - Nombre científico: Salvelinus fontinalis

La tercera especie de trucha, siendo muchísimo menos frecuente, es conocida como Trucha de Arroyo, pero oficialmente no es una trucha, sino que un salvelino. Los salvelinos son una tercera línea dentro de la gran familia salmonídea, siendo pariente de truchas y salmones. Este grupo tiene diversas especies, siendo la del Salvelinus fontinalis, la única que se encuentra en el Hemisferio Sur, precisamente conocida como la “Fontinalis” en Argentina. Su escasa presencia se debe a que requiere de condiciones extremadamente especiales para sobrevivir, como cierto rango de temperaturas de agua y un nivel de pureza, que permite que sea una referencia para identificar cuerpos de agua con mínimo o nulo nivel de contaminación. Su coloración destaca un cuerpo donde predomina el verde desde el dorso hacia el abdomen, con manchas de color claro y en ocasiones con un vientre de color naranjo o rojo, el cual se acentúa en la época de apareamiento. Es un pez hermoso de observar.

Personalmente encuentro atractivo en cada una de estas especies, teniendo el privilegio de haber encontrado ejemplares de todas las especies en las más diversas ubicaciones y condiciones. Aún más, recuerdo un único pequeño lago en las cercanías de la localidad de La Junta, en plena Carretera Austral, donde tuve la oportunidad de pescar lo que se conoce como un Grand Slam, que consiste en capturar ejemplares de las tres especies en un mismo lugar y misma jornada. Fue una sorpresa genial y memorable, ya que me dio la evidencia de que estas especies pueden coexistir y demostrar la riqueza de las aguas de nuestro sur.

Rodrigo Sandoval
Staff RiosySenderos.com

Hare’s Ear: clásica por excelencia

Literalmente, la primera ninfa que usé y también la que decidí aprendí a atar fue la Hare’s Ear. De origen inglés, esta ninfa es un patrón mundialmente famoso por su productividad. Su nombre oficial es Gold Ribbed Hare’s Ear, cuyo autor se perdió en el tiempo. Fue nada menos que el británico G.E.M Skues, el padre de la pesca con ninfas, en su obra “The Way of a Trout with Flies” de 1921, que menciona la gran productividad de esta mosca, destacando el aporte de un genio desconocido.

Lo sorprendente de esta mosca, es que sigue siendo uno de los patrones más populares y recurridos por los mosqueros, incluso entrado el siglo XXI. Su diseño, directamente imitando los aspectos corporales de una ninfa de Mayfly, también ha experimentado algunas variaciones en el tiempo. Al menos yo utilizo materiales sintéticos en lugar de la clásica piel de la oreja de liebre (hare’s ear fur), como se define en su receta original. Y aún más, en los últimos años he optado por una versión lastrada con una bead head, tal como se muestra en esta excelente foto de Carlos Correa.

Flashback GB Hare Ear

Tal como se muestra en la foto, esta versión, si bien mantiene el dubbing original – oreja de liebre – cambia incluso el shellback o lomo del patrón utilizando un vistoso material reflectante.

Más allá de las variaciones en los materiales de su montaje, la variación más significativa que he encontrado es el bead head. Se da en la pesca de gran parte de los pequeños (y no tan pequeños) ríos cordilleranos de la Zona Central de Chile, que su estructura presenta muchos pozones chicos, más bien “pockets“. En mi caso, la mejor manera que he encontrado de enfrentar esta estructura, con rápida corriente y abruptos cambios de profundidad, es con una ninfa lastrada, un largo líder (con strike indicator) o bien una presentación “caña en alto”. Esta combinación ha sido una de mis estrategias ganadoras por más de una década en mis excursiones por esta zona.

Definitivamente un patrón clásico recomendable, que me ha dado éxitos en prácticamente todo Chile y diversos puntos de Argentina también.

Rodrigo Sandoval
RiosySenderos.com

Lago Tromen – “Un Paraíso Escondido”

El Lago Tromen, es unos de los primeros espejos de agua, que nos da la bienvenida, cuando nos adentramos al Parque Nacional Lanín. 

Sus costas están rodeadas de un hermoso y tupido bosque patagónico y sus playas invitan al descanso y a disfrutar de la hermosa naturaleza que nos brinda. 

Hace un tiempo atrás con mi señora tuvimos la posibilidad de conocer este lindo lugar. Varios amigos argentinos nos lo habían recomendado como el lugar ideal para pasar unas lindas vacaciones en un lugar tranquilo rodeado de naturaleza y con la posibilidad de poder practicar nuestro lindo deporte. 

Este lago es conocido por los tamaños de sus peces, cuya combatividad y vitalidad son muy apreciadas en la zona. Un buen día de pesca uno puede obtener muy buenos piques de las tres especies que allí habitan (Arco Iris, Farios – “Marrones” y Fontinalis), lo que no se da en muchos lugares.

 Fario Lago Tromen

Es un lago ideal para hacer pesca a pez visto, también se tienen buenos resultados con líneas de hundimiento. Normalmente utilizo caña #5 con línea flote y para hundimiento voy alternando con líneas de hundimiento III a hundimiento IV.

 Algunas recomendaciones de secas que me han dado muy buen resultado:

  • Adams atada con plumas de Gallos de León (#18 al #12).
  • B.W.O (#18 al #14).
  • Griffith’s Gnat (#18 y #16).
  • Elk Hair Caddis (#18 al #10).
  • Goddard Caddis (#16 al #10).
  • Terrestres (#12 al #8).

Con línea de hundimiento andan muy bien las imitaciones de pancoras y odonatos. 

Los invito a conocer este lindo paraíso de la pesca, no me cabe duda que luego de ir lo único que desearán es volver.

 

 

Saludos y buena pesca.

Patricio Guerra C. 

Staff RiosySenderos.com