Posts Tagged 'Lanzamiento'

Pesca con Mosca en Blanco y Negro

Aún existen muchos fotógrafos que desarrollaron su afición (o quizás carrera) con película en blanco y negro. Incluso en la época actual, con la avalancha de fotos digitales a color, aún existe una mágica percepción de las fotografías en blanco y negro. Pero esta era moderna no excluye este formato de fotografías, sino que por el contrario, lo acoge en forma perfecta.

Hoy en día, gracias a la fotografía digital, crear una colección de fotografías en blanco y negro es tan fácil como procesarlas en un par de minutos, siempre y cuando las imágenes tengan las características de contraste de tonalidad (y no de color), adecuadas. Diversos fotógrafos de la escuela en blanco y negro, reiteradamente insisten en que “es necesario aprender a mirar en blanco y negro”. No se trata de imaginar la fotografía resultante en blanco y negro, sino que a aprender a reconocer el tono de los objetos que observamos. El tono se refiere a la cantidad de luz que reflejan los objetos y no al color. Por ejemplo, en uno de los libros del gran fotógrafo Freeman Patterson, se describe con claridad de que la Tonalidad es uno de los bloques fundacionales de la composición, sin importar si es en blanco y negro o color.

Siguiendo esta idea, este ensayo fotográfico de imágenes de la edición de Noviembre 2010 del Workshop de Pesca con Mosca y Fotografía, realizado en Río Baker, se armó con fotografías capturadas en color y procesadas en blanco y negro en el computador. En todas ellas, el énfasis técnico fue lograr composiciones interesantes, diferentes y llamativas, que finalmente resultaron en buenos resultados al ser pasadas a blanco y negro.

Ver Publicación Completa en el Sitio del Workshop

Pesca con Mosca en Blanco y Negro

Ver Publicación Completa en el Sitio del Workshop

Moscas Secas en Lago Bertrand en cinco pasos

La pesca en Lago Bertrand, en la austral Patagonia de Aysén, es una de las más llamativas y desafiantes. El lago, de un tamaño más bien grande, requiere ser recorrido en embarcaciones con motor, pero a la vez que permitan la maniobrabilidad suficiente para poder recorrer las orillas con detención.

En la recién pasada edición del Workshop de Pesca con Mosca y Fotografía, tuvimos la oportunidad de pescar el hermoso Lago Bertrand en un soleado día, que incluso nos dio horas de bastante calor, pero combativas truchas que se lanzaron ávidamente a nuestra grandes moscas secas, también llamadas popularmente “chalas”.

Paso 1

Súbase a un bote y vaya hacia los sectores con orillas abruptas, pequeñas playas y especialmente rocas en la orilla. La orilla Oriente y la Poniente son generalmente igual de productivas aunque esto puede cambiar según el día y la hora, ya que a una de ellas le puede pegar el viento más directo que la otra. Los días medianamente nublados y con una brisa presente son los más productivos.

Avanzando por Lago Bertrand hacia la zona de pesca

Avanzando por Lago Bertrand hacia la zona de pesca

Paso 2

Que el guía en los remos controle el bote paralelo a la orilla a una distancia de entre 5 y 10 metros, de modo que un pescador en cada punta lance sus moscas hacia la orilla. Lance contínuamente. Sea paciente y aproveche de ir perfeccionando sus técnicas de lanzamiento y el ojo para detectar cualquier sombra que se mueva cerca de la orilla.

 

Pescando desde bote en Lago Bertrand

Pescando desde bote en Lago Bertrand, lanzando moscas secas hacia las orillas

 

Presentando una gran mosca seca a la orilla del Lago Bertrand

Presentando una gran mosca seca a la orilla del Lago Bertrand. En este caso es fundamental lograr poner la mosca a apenas 10 ó 15 cm de la orilla. La delicadeza de la presentación es irrelevante, e incluso se privilegia que la mosca salpique un poco al caer, de forma de llamar la atención de las truchas que estén al acecho.

 

Paso 3

Preocúpese de calibrar bien su lanzamiento logrando que la mosca caiga a no más de 10 cm de la orilla, siendo incluso válido darle un pequeño rebote en la roca o pared de la orilla en algunos casos. Esto logrará – tarde o temprano – despertar el instinto cazador oportunista de las truchas y más de alguna se abalanzará, a veces con mucha lentitud, a tomar esta mosca seca. Cuando tenga la tomada y logre clavar la trucha en el momento adecuado, prepárese para una pelea en la que deberá controlar la posibilidad de que la trucha se vaya hacia las rocas o juncos de la orilla. Mantenga la tensión constante en la línea.

Peleando una trucha desde un Cataraft en Lago Bertrand

Peleando una trucha desde un Cataraft en Lago Bertrand

Paso 4

Una vez que la trucha esté correctamente enganchada, preocúpese de hacer una pelea lo más corta posible y manipular la trucha con manos mojadas, e idealmente un chinguillo o copo grande para facilitar la maniobra desde el bote.

Luego, disfrute de ver cada trucha, con su diversidad de diseños, todas con una de estas enormes moscas secas en sus fauces.

Trucha Arcoiris del Lago Bertrand

Trucha Arcoiris capturada gracias a una variación de Fat Albert

Trucha Marrón o Fario del Lago Bertrand

Trucha Marrón o Fario del Lago Bertrand con una gran Fat Albert en sus fauces

Trucha arcoiris y una mosca en Lago Bertrand

Trucha arcoiris y una mosca en Lago Bertrand

Trucha marrón capturada en orillas del Lago Bertrand

Trucha marrón capturada en orillas del Lago Bertrand. En ocasiones conviene bajarse del bote para realizar la maniobra final con mayor facilidad desde el agua.

 

Pequeña trucha arcoiris del Lago Bertrand

Pequeña trucha arcoiris del Lago Bertrand que se lanzó agresivamente a una gran mosca seca presentada en la orilla, cerca de rocas.

Paso 5 y final

Siempre, siempre, siempre devolver la trucha con un mínimo impacto. Levantarla por no más de 15 segundos fuera del agua para la foto y luego sostenerla hasta que la trucha, por su propia fuerza, quiera irse, momento en el cual se afloja la mano para darle el espacio.

 

Soltando una trucha pescada en Lago Bertrand

Soltando una trucha pescada en Lago Bertrand

Conozcan el Spey Casting

Estoy lejos de ser un experto en Spey Casting. Es más, nunca lo he intentado, pero he visto y leído la suficiente información instructiva para entender la mecánica general, aún sin aplicarla. Por la misma razón, me pareció interesante proponerles revisar esta técnica de lanzamiento, con cañas extremadamente largas y potentes.

Mi interés en esta alternativa nació a durante los ’90, cuando leí algunos artículos respecto a estas cañas y el lanzamiento, a esas alturas, tan popular en la pesca de salmones en Gran Bretaña e incluso en la costa Este de los EEUU. Muy poco después, me tocó un contacto directo en una corta visita por el día al Deschutes Lodge, a orillas del mismísimo Río Deschutes, en Oregon. En esa visita coincidí con el dueño del lodge, quien luego de una coloquial conversación, se acercó a un bolso de cañas, curiosamente grande para mi conocimiento, y sacó una hermosa y larguísima caña Spey R.L. Winston. Actoseguido, desde la misma terraza del lodge y tomando la caña con las dos manos, ya que cuenta con un mango extendido para poder hacer esto, comenzó a hacer unos lanzamiento en seco, que asemejando bastante la técnica del Roll Cast, lanzó la punta de la línea a unos 20 metros sin mayor esfuerzo. Eso fue sólo una demostración. Impresionante demostración para mi al menos.

Hoy en día el interés crece y esta técnica ya llegó a esta parte del mundo, en especial con los pescadores que visitan el majestuoso Río Grande, en Tierra del Fuego. Más aún, una reciente conversación en la Comunidad de RiosySenderos.com, permitió a un miembro compartir un excelente dato de Spey Casting en Argentina: www.speycasting.com.ar.

Entonces, el Spey Casting llegó ya hace un tiempo para quedarse. Una alternativa que vale la pena conocer, por lo que los invito a ver este video a continuación, que me pareció que captura la esencia estética de esta técnica en excelente forma.

Elk Hair Caddis corriente arriba

Hace unas semanas anduvimos lanzando moscas en el Río Baker. El río, como siempre, planteó una serie de situaciones y desafíos, que nosotros los mosqueros, muchas veces con la valiosa ayuda de los guías, logramos resolver, resultando en varias capturas excelentes. Esta vez no fue distinto. En una de las jornadas, al ir terminando el día, mientras el sol comenzaba a desaparecer detrás de las cumbres del Cordón Contreras, flanqueando el Río Baker por el Oeste, nos encontramos pescando un sector bajo en un recodo del enorme río.

Al poco llegar a dicho punto comenzó gradualmente una eclosión de Caddis. No fue muy intensa al comienzo, pero luego de un rato se pudieron ver las truchas con enérgicas y explosivas tomadas. Tuvimos la calma para observar con detención el tipo de tomadas y resultó bastante claro que se trataba de emergentes. Esto se confirmó al ver que la cantidad de adultos de Caddis volando aún era poca, lo que evidenciaba que la eclosión estaba recién comenzando. Pero las truchas, totalmente atentas a la masa de insectos emergiendo, ya estaban haciendo de las suyas.

Rodrigo se ubicó pocos metros corriente abajo de un flujo lateral del río, que pasaba entre algunas rocas grandes, provocando una especie de canal, en que la corriente se identificaba con claridad. Las truchas ya eran evidentes en las partes más profundas de este canal y así comenzó a gestarse la estrategia. Primero, ante la evidencia de la cacería de emergentes (pupas de Caddis subiendo a la superficie), Rodrigo comenzó con una Soft Hackle, particularmente una Yellow and Patridge, que las truchas rápidamente comenzaron a confundir con los naturales, dando algunas capturas y peleas interesantes. Pero esta abundancia apenas duró unos 10 a 15 minutos y luego, las truchas dejaron de tomar este patrón, aún cuando se seguían viendo salpicones de superficie.

Tomó un rato que descubriéramos la nueva fórmula, que finalmente Rodrigo logró al cambiar el emergente, derechamente por una imitación de adulto de Caddis. En este caso, una clásica y archi-probada Elk Hair Caddis. Al segundo lanzamiento, pique y corte, demostrando que el 4x no estaba a la altura de las voraces tomadas de las truchas. Un cambio de tippet y revisión de los nudos, tuvo a Rodrigo repitiendo los lanzamientos durante unos minutos.

El enfoque de presentación con esta mosca seca se centro en lo siguiente:

  • Lanzamiento corriente arriba para manejar derive libre.
  • Lanzamientos relativamente cortos. Menos de 10 metros, dado que la estructura del río permitía acercarse relativamente al punto en la corriente donde las truchas se mostraban más activas.
  • Control del derive libre. Muchos mends o correcciones de línea, cuando ésta comenzaba a ser arrastrada por los cambios de corriente y así se evitaba que también arrastrara la mosca.
  • Maximizar el tiempo de la mosca en el agua. Los lanzamientos en falso eran uno o dos a lo más. La idea era dejar que la mosca avanzara corriente abajo, y rápidamente levantarla con un roll cast, para luego volver a ponerla en la línea de corriente con uno o dos lanzamientos de ajuste.

El siguiente video muestra el proceso, los lanzamientos e incluso, la mosca.

Entonces, una fórmula clásica: la mosca seca (en este caso Elk Hair Caddis) presentada corriente arriba, vuelve a demostrar su éxito.

Rodrigo Sandoval y Franco Lama
Staff RiosySenderos.com

Algunas fotos del calendario 2010

(Para los que no sabían, publicamos nuestro calendario 2010 para todos quienes deseen bajarlo e imprimirlo, en dos versiones: “Pesca con Mosca” y “Moscas“.)

Varios de Uds. ya lo habrán visto y espero que hayan considerado colgarlo en la pared o algún lugar visible. Al menos nos ha motivado la petición de varios visitantes del portal a que mantengamos esta buena costumbre, ya que – en especial en los meses fuera de temporada de pesca de salmónidos – resulta un relajante y motivante poderoso.

Para nosotros, el staff de RiosySenderos.com, es más que un gusto, un tremendo honor poder aportar con este calendario. Desde nuestros comienzos, el trabajo fotográfico fue y sigue siendo un pilar fundamental de nuestros contenidos. Cada temporada aprovechamos nuevos viajes para poder recopilar nuevo material que nos permita mantener esta entrega. Me refiero a que cuando estamos en el río o en el lago, andamos con cámara en mano, y tenemos en mente no sólo las truchas que están tomando frenéticamente, sino que además, el trabajo editorial y fotográfico que tenemos por delante.

… bueno, en realidad cuando las truchas están tomando frenéticamente, nos olvidamos un poco de esta parte. Pero el resto del tiempo tenemos estos objetivos siempre presentes.

Fue así como aparecieron varias de las fotos de este nuevo calendario de Pesca con Mosca, que a continuación presentamos con algo más de detalle.

ENERO

Aqupi se ve a Gerardo Soto, uno de los reconocidos guías del Patagonia Baker Lodge, junto a nuestro compañero de viajes y director de Ríos y Senderos S.A., Franz Scheel. Franz, siendo un residente de Coyhaique, también ha pescado el Baker en innumerables ocasiones. En este día de Diciembre, numerosas tormentas apenas habían terminado, por lo que las aguas estaban en plena recuperación de actividad. En estos casos, el conocimiento en terreno que el mismo guía ofrece es invaluable. Fue así como Franz logró enganchar varias de las peleadoras arcoiris del Baker en esta primera mañana de nuestro viaje.

FEBRERO

Una hermosa foto de Isabel Margarita Anaya (my wife). Una composición excelente, para una trucha hermosísima. Lo genial de esta foto es que la fotógrafa estaba totalmente sola en ese momento, y siendo una de las primeras truchas de aquel viaje (y de la nueva temporada), maniobró la trucha con una mano y la cámara con la otra, logrando un ángulo único de visión de la captura: directamente desde arriba, con un fondo impecable de piedras del río.

ABRIL

Se ve parte del cuerpo de una enorme – realmente enorme – trucha fario capturada por Franco Lama, también del Staff, en una laguna de Aysén. La pelea que dio este gigante fue por si misma digna de todo un ensayo fotográfico (pero destaco esta foto de uno de los saltos de esta marrón).

MAYO

Una notable foto de Manuel Reyes, querido amigo y colaborador, quien es actualmente el administrador del Patagonia Baker Lodge. Manuel ha desarrollado la fotografía con tremenda seriedad y dedicación en los últimos años, lo que le ha permitido lograr tomas complicadas técnicamente, como la de Mayo. En esta se ve un pescador lanzando su mosca a una trucha que insiste en alimentarse en pleno anochecer. Por ello, las luces del vehículo permiten (o aspiran a) detectar cuando la trucha sale a la superficie a tomar la delicada mosca seca presentada.

OCTUBRE

Cualquier especie de trucha es un lujo de diseños y colores. Pero las arcoiris a veces parecen llevarse el premio al colorido. Esta hermosa trucha se lanzó decididamente a una ninfa con bead head, pescada en una corriente lenta lateral de un hermoso río de la Patagonia Chilena. En este caso, Isabel Margarita rápidamente clavó y luego de una pelea digna, alzó esta trucha con gran delicadeza, le retiró la mosca y la devolvió, para continuar una jornada que tuvo bastante acción.

DICIEMBRE

Franco Lama visitaba por primera vez el Cochrane alto, dentro de la Reserva Nacional Tamango, y no pudo más que sorprenderse con la cristalinidad a toda prueba de sus aguas, apenas salidas desde el lago Cochrane. Aprovechando esta oportunidad, disparó varias fotos capturando a los que tratábamos de engañar a las extremadamente selectivas truchas de esta sección del río.

Ojalá lo disfruten, así como el calendario con diferentes patrones de moscas.

Rodrigo Sandoval y el resto del Staff de RiosySenderos.com

Terrestres en un lago

El lago Las Ardillas en la Región de Aysén, con el tiempo se ha vuelto famoso por sus agresivas truchas marrones o fario. Más aún, desafía a sus visitantes a probar con una técnica muy excitante y entretenida, como es la pesca con mosca seca, haciendo de esta experiencia algo tremendamente inolvidable,como precisamente me ocurrió en una de las últimas visitas que hice a este lago, hace un par de años.

Por eso, este segmento en el que mi amigo Carlos Correa sale a pescar este lago, buscando engañar una de las enigmáticas marrones del Ardillas, resulta totalmente representativo de los desafíos de esta pesca.

Pesca de marrones en lago con saltamontes.
Video alojado en Vimeo

Enfrentando la pesca de marrones en el Lago Ardillas

En la mañana temprano, cuando amanece y no hay viento, es ideal para salir a buscar truchas cazando en aguas muy bajas. Además, días oscuros, como en esta oportunidad, también otorgan buenos resultados, ya que generalmente, la actividad disminuye con días soleados, como nos confirmó insistentemente Rodolfo Quiros, a cargo del lodge, y Felipe y otros guías.

Pero fíjense en la estrategia recurrente para la pesca. El lanzamiento de secas con línea floating hacia las orillas. En esta ocasión, Carlos Correa lanza hacia la orilla una mosca que imita a un saltamontes llamada “foam green”, que con éxito logra enganchar un hermoso ejemplar de aproximadamente un kilo.

La clave de esta técnica es mucha observación y cuidado al presentar la mosca, ya que una presentación muy brusca o cercana a la trucha, puede asustarla. Caso contrario, colocar la mosca fuera del patrón de búsqueda de la trucha, puede que no llame su atención.

Más detalles sobre esta técnica se pueden encontrar en Pescando con Saltamontes.

Más detalles sobre la pesca en Lago Las Ardillas, en Marrones en el Ardillas.

Franco Lama F.
Staff RiosySenderos.com

Pesca a Vista (Sight Fishing)

Por mi parte, ya sea con moscas secas, con ninfas o incluso streamers, la pesca a vista es la que siempre me ha parecido la más emocionante y espectacular. La definición es bastante simple: primero ubicar una trucha visualmente, luego lanzarle una mosca dentro de su campo visual / línea de alimentación, y ver cómo la trucha – a veces con desesperante calma – se acerca a la mosca y ¡la toma! Es este proceso completo el que cautiva a quien es testigo.

Este tipo de pesca es la más famosa y recurrida en los ríos de Nueva Zelandia, donde hay enormes truchas marrones en aguas totalmente cristalinas y a veces muy bajas.

¿Cómo se logra? Me encantaría partir diciendo “muy simple”, pero rara vez lo es. Primero, hay que lograr ubicar una trucha visualmente. Las técnicas para esto son diversas y parto por indicar que rara vez logramos ver la trucha con toda claridad. A veces hay que estar atento a pequeños movimientos de sombras. En ocasiones, la misma sombra en el fondo es la que delata la presencia de una trucha a media profundidad, perfectamente camuflada por el diseño y color de su lomo. A veces, en la corriente, se logra distinguir un punto blanco que aparece y desaparece: es la boca de la trucha abriéndose para comer una ninfa o emergente. La gran mayoría de las veces lograremos ver una parte de la trucha: una aleta, la cola, sólo la cabeza. Toma tiempo acostumbrarse, pero cada vez que se encuentren en un río de aguas cristalinas, que saben que tiene truchas, hagan el ejercicio y con el tiempo se darán cuenta que las truchas están más a la vista de lo que uno cree. El siguiente es un ejemplo ideal, pero tomen en cuenta de que usé un polarizador para esta foto. Por ende, el tener anteojos polarizados los ayudará enormemente en la búsqueda de truchas.

Trucha nadando sobre una cama de algas

Trucha nadando sobre una cama de algas. Nótese que aleta dorsal y la punta de la cola están apenas fuera del agua.

Ok. Ya ubicaron la trucha: entonces tienen el 10% del trabajo hecho, pero seguramente 90% de la emoción. La segunda parte es determinar qué tipo de mosca es la más adecuada. En estos casos es posible que la trucha no esté alimentándose consistentemente en la superficie. Seguramente estará a media profundidad engullendo ninfas y emergentes. Una alternativa es buscar algún tipo de imitación (o un patrón de tipo attractor, que nos dé confianza). En los últimos años he visto como las grandes moscas secas atractoras, como la Chernobyl Ant o la Fat Albert (“chalas” en general), logran un efecto muy potente. Pero junto con la elección del patrón, asegurar que los nudos y el líder están en buenas condiciones.

Viene el lanzamiento. Aquí les recomiendo mucha paciencia y calma. En estas ocasiones es posible que sólo tengamos una posibilidad de tentar a la trucha, y si el lanzamiento es malo o la mosca cae fuerte, perdamos esa posibilidad. Hay que acomodarnos en una posición en que podamos hacer un lanzamiento controlado, rápido y con pocos lanzamientos en falso. Piensa que estás en el examen final de tu curso de lanzamiento y te dicen “tienes una oportunidad para sacarte la buena nota, cualquier falla y repruebas”. En este caso la trucha es tu examinador. Ni lo dudes.

En fin. El lanzamiento. Si estamos en un lago, hay que entender la línea de alimentación que la trucha está siguiendo. Hay varios detalles de esto en “Aguas Silenciosas: Pescando Visualmente“. Si estamos en un río con corriente, la mosca debe caer unos dos o tres metros delante de la trucha. Toma en cuenta la diferencia del ángulo de visión que se describe en ese mismo artículo de Aguas Silenciosas. No importa demasiado si caes medio metro a la derecha o a la izquierda. Si el patrón es el correcto, la trucha lo tomará igual. Cabe sugerir que cuentes con un vigía, que se posicione en un lugar con mejor vista de la trucha y que te guíe más o menos al lugar al cual apuntar. Te podrá dar direcciones como “mira la rama que se asoma a la derecha, lánzale 1 metro más arriba y más cerca del medio de la corriente”. De donde estarás lanzando, seguramente no tendrás tan buena visión como alguien que se ubica en más altura y mejor ángulo.

Finalmente, si todo sale bien y calzamos ese primero – y muchas veces único – lanzamiento, la trucha caerá. Hay que dejar que se acerque y se trague la mosca. Aquí viene la ocasión clásica en que se pierden las truchas en este tipo de pesca: “sacarle la mosca del hocico”. Lo que ocurre es que el nerviosismo de la anticipación muchas veces nos juega una mala pasada y nos adelantamos. Incluso, si se trata de una mosca seca, hay que darle tiempo a que abra la boca, trague la mosca, cierre la boca y se de vuelta. Ahí clava. Sé que leyéndolo suena trivial, pero ese par de segundos parecen eternos cuando tienes una marrón de 4 kilos tomando tu chala. En Nueva Zelandia, los creativos guías inventaron que cuando la trucha suba a tomar tu mosca, tienes que decir “God save the Queen!” antes de clavar. Personalmente no me veo diciendo esa frase en medio de un río Patagónico, pero en ocasiones me sirve simplemente contar: “1 .. 2 .. 3”.

Ya, lo lograste. Capturaste tu trucha viendo el proceso completo. Si ya has vivido esta experiencia, sabes de qué hablo, pero si no, te aseguro que no se te olvidará jamás.

Aquí, una foto del éxito.

Una trucha marrón engañada con una creativa "Fat Albert"

Una trucha marrón engañada con una creativa "Fat Albert"

Suerte y éxito.

Rodrigo Sandoval
Staff RiosySenderos.com