Posts Tagged 'Mayfly'

Truchas en Otoño (zona central)

Para todos los mosqueros fanáticos de buscar truchas en Chile, quedan apenas un par de semanas de temporada, por lo que varios barajan alternativas diversas para atacar estas últimas ventanas de tiempo para probar suerte con nuestras moscas.

Varios apuntan al fin de semana alargado, de 4 días, incluyendo el próximo Martes 1° de Mayo, aprovechando de recorrer los puntos australes más significativos.

Pero un grupo de los directores de RiosySenderos.com, decidimos aprovechar de visitar algunos de los ríos de la zona central, que durante gran parte del verano, dejamos fuera del itinerario. Las razones sobran: mucho calor, muchos visitantes, o ambas. Pero en esta época otoñal, ambos factores desaparecen y concurrimos a estos ríos rezando que los excesos de los visitantes veraniegos no hayan ocasionado un efecto mayor.

Entre las alternativas que barajamos, cubrimos varios de los valles importantes de la zona Central, considerando desde la zona de San Felipe, hasta el límite de la VI y VII regiones. Al decidir recorrer nuevamente los afluentes del Río Tinguiririca, luego de una ausencia prolongada de parte nuestra, nos presentó ante ríos con un caudal razonable, pero disminuido, mucho más claro, y especialmente, truchas ya crecidas por la abundancia de alimento en el verano, pero muy dispuestas a seguir cargando reservas energéticas para el invierno inminente.

Pescando con Mosca en Zona Central de Chile

Pescando con Mosca en Zona Central de Chile

Al encontrarnos frente al río, la decisión de cuál mosca usar no se hizo esperar. La actividad de superficie suele ser escasa en esta época, por lo que utilizar ninfas resulta la estrategia más segura. Viendo los recodos que teníamos por delante, y pensando en recorrer bien el fondo de este río, decidimos optar por ninfas atractoras con cierto nivel de peso, de modo de llevarlas rápidamente al fondo. En esta categoría caen varios patrones, como las versiones Bead Head de las ninfas más clásicas, otras nuevas como la Copper John, o bien ninfas grandes (tamaño 10) lastradas, como fue lo que hizo Carlos.

Ninfa para enfrentar los ríos Cordilleranos de Chile Central en Otoño

Ninfa para enfrentar los ríos Cordilleranos de Chile Central en Otoño

El tamaño de la mosca resulta relevante, ya que mientras mayor parezca el bocado, más atractivo se vuelve a las truchas que no están en un modo claramente selectivo, sino que aprovechan la abundancia de insectos inmaduros en el fondo, para alimentarse en forma más oportunista. Ninfas tamaño 12 y 10 fueron nuestra norma.

… y el resultado no se hizo esperar.

Pescando con Mosca un río Cordillerano de Chile Central

Pescando con Mosca un río Cordillerano de Chile Central

Pescando con Mosca un río Cordillerano de Chile Central

Pescando con Mosca un río Cordillerano de Chile Central

Trucha Arcoiris pescada en Otoño en Chile Central

Trucha Arcoiris pescada en Otoño en Chile Central

Algunas de las principales ventajas de la pesca en los pre-cordilleranos de la Zona Central de Chile, durante Abril, incluyen la mejora en las condiciones del agua, tanto en visibilidad, como en temperatura y caudal, lo cual facilita a las truchas el buscar más alimento preparándose para el invierno o una próxima fase de desove (Junio en las marrones, Septiembre en las Arcoiris). Por lo mismo, resultó muy llamativo el tamaño comparativo de las truchas. En esta época pueden tener incluso hasta un 20% más de masa corporal que a comienzos de temporada, por lo que se transforman en verdaderos “trofeos” de la Zona Central de Chile.

Trucha Arcoiris pescada en Otoño en Chile Central

Trucha Arcoiris pescada en Otoño en Chile Central

Trucha cordillerana de Chile Central

Trucha cordillerana de Chile Central

Como conclusión, las condiciones y ventajas de la pesca de otoño en esta zona resultan evidentes. Para muchos podrá ser difícil comparar con aventuras especiales en otras latitudes más australes, pero el hecho concreto es que la pesca con mosca en esta zona mejora significativamente en estas semanas finales de la temporada.

Paisaje de un río de cordillera en Chile Central

Paisaje de un río de cordillera en Chile Central

Algunas fotos del calendario 2010

(Para los que no sabían, publicamos nuestro calendario 2010 para todos quienes deseen bajarlo e imprimirlo, en dos versiones: “Pesca con Mosca” y “Moscas“.)

Varios de Uds. ya lo habrán visto y espero que hayan considerado colgarlo en la pared o algún lugar visible. Al menos nos ha motivado la petición de varios visitantes del portal a que mantengamos esta buena costumbre, ya que – en especial en los meses fuera de temporada de pesca de salmónidos – resulta un relajante y motivante poderoso.

Para nosotros, el staff de RiosySenderos.com, es más que un gusto, un tremendo honor poder aportar con este calendario. Desde nuestros comienzos, el trabajo fotográfico fue y sigue siendo un pilar fundamental de nuestros contenidos. Cada temporada aprovechamos nuevos viajes para poder recopilar nuevo material que nos permita mantener esta entrega. Me refiero a que cuando estamos en el río o en el lago, andamos con cámara en mano, y tenemos en mente no sólo las truchas que están tomando frenéticamente, sino que además, el trabajo editorial y fotográfico que tenemos por delante.

… bueno, en realidad cuando las truchas están tomando frenéticamente, nos olvidamos un poco de esta parte. Pero el resto del tiempo tenemos estos objetivos siempre presentes.

Fue así como aparecieron varias de las fotos de este nuevo calendario de Pesca con Mosca, que a continuación presentamos con algo más de detalle.

ENERO

Aqupi se ve a Gerardo Soto, uno de los reconocidos guías del Patagonia Baker Lodge, junto a nuestro compañero de viajes y director de Ríos y Senderos S.A., Franz Scheel. Franz, siendo un residente de Coyhaique, también ha pescado el Baker en innumerables ocasiones. En este día de Diciembre, numerosas tormentas apenas habían terminado, por lo que las aguas estaban en plena recuperación de actividad. En estos casos, el conocimiento en terreno que el mismo guía ofrece es invaluable. Fue así como Franz logró enganchar varias de las peleadoras arcoiris del Baker en esta primera mañana de nuestro viaje.

FEBRERO

Una hermosa foto de Isabel Margarita Anaya (my wife). Una composición excelente, para una trucha hermosísima. Lo genial de esta foto es que la fotógrafa estaba totalmente sola en ese momento, y siendo una de las primeras truchas de aquel viaje (y de la nueva temporada), maniobró la trucha con una mano y la cámara con la otra, logrando un ángulo único de visión de la captura: directamente desde arriba, con un fondo impecable de piedras del río.

ABRIL

Se ve parte del cuerpo de una enorme – realmente enorme – trucha fario capturada por Franco Lama, también del Staff, en una laguna de Aysén. La pelea que dio este gigante fue por si misma digna de todo un ensayo fotográfico (pero destaco esta foto de uno de los saltos de esta marrón).

MAYO

Una notable foto de Manuel Reyes, querido amigo y colaborador, quien es actualmente el administrador del Patagonia Baker Lodge. Manuel ha desarrollado la fotografía con tremenda seriedad y dedicación en los últimos años, lo que le ha permitido lograr tomas complicadas técnicamente, como la de Mayo. En esta se ve un pescador lanzando su mosca a una trucha que insiste en alimentarse en pleno anochecer. Por ello, las luces del vehículo permiten (o aspiran a) detectar cuando la trucha sale a la superficie a tomar la delicada mosca seca presentada.

OCTUBRE

Cualquier especie de trucha es un lujo de diseños y colores. Pero las arcoiris a veces parecen llevarse el premio al colorido. Esta hermosa trucha se lanzó decididamente a una ninfa con bead head, pescada en una corriente lenta lateral de un hermoso río de la Patagonia Chilena. En este caso, Isabel Margarita rápidamente clavó y luego de una pelea digna, alzó esta trucha con gran delicadeza, le retiró la mosca y la devolvió, para continuar una jornada que tuvo bastante acción.

DICIEMBRE

Franco Lama visitaba por primera vez el Cochrane alto, dentro de la Reserva Nacional Tamango, y no pudo más que sorprenderse con la cristalinidad a toda prueba de sus aguas, apenas salidas desde el lago Cochrane. Aprovechando esta oportunidad, disparó varias fotos capturando a los que tratábamos de engañar a las extremadamente selectivas truchas de esta sección del río.

Ojalá lo disfruten, así como el calendario con diferentes patrones de moscas.

Rodrigo Sandoval y el resto del Staff de RiosySenderos.com

Por qué me gustan las Parachute

Cuando comencé a atar moscas, partí leyendo el didáctico libro de Deke Meyers “Tying Trout Flies, 12 of the Best“, en el cual se enseña paso a paso a montar varios de los más clásicos patrones de moscas para truchas. Uno de los que me llamó la atención fue la “Parachute” y partía diciendo: “La Parachute, más que ser un patrón específico, es más bien un tipo de mosca”. Seguí las instrucciones y aprendí a atar parachutes, pero con el tiempo me fui dando cuenta de que efectivamente era una técnica de armar ala con hackle que era totalmente aplicable a una serie de patrones de mosca seca. Fue así como comenzaron a aparecer en mi caja la Adams Parachute (una de mis favoritas hoy en día), la Royal Parachute (Royal Wulff al estilo Parachute), algunas parachute de mosquitos, e incluso más recientemente, la hoy muy famosa Klinkhammer.

Adams Parachute (con poste de alta visibilidad)

Adams Parachute (con poste de alta visibilidad)

¿Por qué me gustaron tanto? Varias razones, pero me parece que una de las principales es su flotabilidad. Más que su capacidad de flotación, lo relevante es que tiene un nivel de flotación diferente a las otras moscas secas. Tomemos la misma emblemática Adams Parachute. Si se la compara con la Adams tradicional, se podrá ver que esta variación flota un poco más bajo. Es decir, tiende a imitar de mejor manera, no sólo los Duns recién emergidos, sino que los Duns que aún están emergiendo e incluso los que podrían estarse hundiendo. Esta sutil condición es ideal cuando las truchas se han concentrado en la eclosión de Mayflies y están atacando a los ejemplares más desvalidos, particularmente aquellos que se quedarán más tiempo en la lámina superficial. A diferencia de los Duns ya emergidos, que están listos para emprender el vuelo.

Al menos he visto en situaciones de eclosiones relativamente lentas, como es lo habitual en aguas chilenas, que las truchas tienden a ignorar un poco más los adultos sólidamente emergidos, y se concentran en emergentes o ahogados. Reitero que en estos casos, la Parachute ofrece la combinación ideal de perfil de flotación más hundido, que logra representar este tipo de situaciones de mejor manera.

Atando Parachutes

Volviendo al montaje de este tipo de patrones, debo confesar – como comparten también muchos de los lectores, seguramente – que los primeros intentos eran poco exitosos. No es trivial lograr un poste (o ala) en posición recta y largo adecuado. Toma tiempo el poder calibrar la proporción del largo de este poste cuando se comienza atando en forma paralela al anzuelo. Además, enrollar la pluma (hackle) alrededor de este poste y lograr que este último no se curve o tuerza es otro desafío que requiere tener control sobre la manera de sostener las herramientas y los materiales. Pero con algo de práctica, las Parachute comienzan a salir cada vez mejor. Logrando mejor estabilidad de flotación y también mejor estética.

Para simplificar esta idea, aprovecho de incluir un rápido video de nuestros amigo de Fly Cast America, que muestra en forma express la forma de atar la Adams Parachute.

Finalmente, la forma de presentarla es totalmente equivalente a la pesca con otras moscas secas. Idealmente se lanza corriente arriba y cruzado, controlando la línea con algunos mends, para facilitar un derive largo y libre de cualquier alteración de la línea. Lo interesante es que – gracias al ala totalmente erguida y visible – es muy fácil ver cómo esta mosca, incluso en tamaños muy pequeños (18, por ejemplo), avanza por la corriente sorteando pequeños rápidos con soltura.

Sinceramente les sugiero a aquellos de Uds. que aún no conocen este tipo de moscas, que prueben atar algunas y en especial que en la próxima salida de pesca – ya abriendo la temporada – la lancen. A veces sin necesidad de una eclosión marcada o evidente actividad de superficie. Las truchas suelen reconocer el perfil más desvalido de este patrón y pueden tentarse a subir desde sus escondites a tragarse violentamente tu Parachute.

Suerte y éxito.

Rodrigo Sandoval
Staff RiosySenderos.com

Hare’s Ear: clásica por excelencia

Literalmente, la primera ninfa que usé y también la que decidí aprendí a atar fue la Hare’s Ear. De origen inglés, esta ninfa es un patrón mundialmente famoso por su productividad. Su nombre oficial es Gold Ribbed Hare’s Ear, cuyo autor se perdió en el tiempo. Fue nada menos que el británico G.E.M Skues, el padre de la pesca con ninfas, en su obra “The Way of a Trout with Flies” de 1921, que menciona la gran productividad de esta mosca, destacando el aporte de un genio desconocido.

Lo sorprendente de esta mosca, es que sigue siendo uno de los patrones más populares y recurridos por los mosqueros, incluso entrado el siglo XXI. Su diseño, directamente imitando los aspectos corporales de una ninfa de Mayfly, también ha experimentado algunas variaciones en el tiempo. Al menos yo utilizo materiales sintéticos en lugar de la clásica piel de la oreja de liebre (hare’s ear fur), como se define en su receta original. Y aún más, en los últimos años he optado por una versión lastrada con una bead head, tal como se muestra en esta excelente foto de Carlos Correa.

Flashback GB Hare Ear

Tal como se muestra en la foto, esta versión, si bien mantiene el dubbing original – oreja de liebre – cambia incluso el shellback o lomo del patrón utilizando un vistoso material reflectante.

Más allá de las variaciones en los materiales de su montaje, la variación más significativa que he encontrado es el bead head. Se da en la pesca de gran parte de los pequeños (y no tan pequeños) ríos cordilleranos de la Zona Central de Chile, que su estructura presenta muchos pozones chicos, más bien “pockets“. En mi caso, la mejor manera que he encontrado de enfrentar esta estructura, con rápida corriente y abruptos cambios de profundidad, es con una ninfa lastrada, un largo líder (con strike indicator) o bien una presentación “caña en alto”. Esta combinación ha sido una de mis estrategias ganadoras por más de una década en mis excursiones por esta zona.

Definitivamente un patrón clásico recomendable, que me ha dado éxitos en prácticamente todo Chile y diversos puntos de Argentina también.

Rodrigo Sandoval
RiosySenderos.com

Atando una “Bead Head Pheasant Tail”

La “Pheasant Tail” (o “Cola de Faisán”) imita preferentemente ninfas de Mayflies del grupo denominado “Crawlers”, es decir, de aquellas que se arrastran entre rocas y piedras del río o entre la vegetación del fondo del mismo. A diferencia de otras especies de Mayflies, los “Crawlers” no son buenos nadadores, por lo que de vez en cuando son arrastrados por la corriente, lo que los deja indefensos a merced de sus depredadores principales: las truchas.

Durante nuestra última visita al “Patagonia Baker Lodge”, los guías nos recomendaron el uso de ninfas pequeñas y lastradas, en tamaños # 14 y # 16, para pescar tanto el Río Baker como el Río Cochrane. La técnica utilizada en aquella oportunidad, y que resultó todo un éxito, fue la utilización de ninfas “Bead Head Pheasant Tail” # 14, con línea floating y líderes de 3 metros terminados en tippet de 4X y 5X.

A continuación les dejo un video grabado para el programa chileno “Fly Magazine” donde se muestra el atado de esta ninfa.


Ver el video:
“Fly Magazine – Atando una Pheasant Tail (Fly Tying)”
de RiosySenderos.com en Vimeo.

Nos vemos,

Carlos Correa F.
RiosySenderos.com